¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE MEMORIAS? Elizabeth Jelin♦

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE MEMORIAS?
Elizabeth Jelin♦
El título del borrador de este capítulo era «¿Qué es la memoria?». La dificultad,
señalada por colegas1
está en que un título así invita a dar una definición única y
unívoca del significado de la palabra. Aun cuando lógicamente no haya contradicción,
hay una tensión entre preguntarse sobre lo que la memoria es y proponer pensar en
procesos de construcción de memorias, de memorias en plural, y de disputas sociales
acerca de las memorias, su legitimidad social y su pretensión de «verdad». En
principio, hay dos posibilidades de trabajar con esta categoría: como herramienta
teórico-metodológica, a partir de conceptualizaciones desde distintas disciplinas y
áreas de trabajo, y otra, como categoría social a la que se refieren (u omiten) los
actores sociales, su uso (abuso, ausencia) social y político, y las conceptualizaciones
y creencias del sentido común.
En lo que sigue, intentaremos avanzar en cuestiones conceptuales, en
dirección a algunas precisiones y puntos centrales, sin pretender la exhaustividad o un
abordaje completo y total de temas que, en definitiva y por su propia complejidad, son
abiertos y tienen muchos puntos de fuga. Abordar la memoria involucra referirse a
recuerdos y olvidos, narrativas y actos, silencios y gestos. Hay en juego saberes, pero
también hay emociones. Y hay también huecos y fracturas.
Un primer eje que debe ser encarado se refiere al sujeto que rememora y
olvida. ¿Quién es? ¿Es siempre un individuo o es posible hablar de memorias
colectivas? Pregunta a la que las ciencias sociales han dedicado muchas páginas, y
que manifiesta, una vez más y en un tema o campo específico, la eterna tensión y el
eterno dilema de la relación entre individuo y sociedad.
Un segundo eje se refiere a los contenidos, o sea, a la cuestión de qué se
recuerda y qué se olvida. Vivencias personales directas, con todas las mediaciones y
mecanismos de los lazos sociales, de lo manifiesto y lo latente o invisible, de lo
consciente y lo inconsciente. Y también saberes, creencias, patrones de
comportamiento, sentimientos y emociones que son transmitidos y recibidos en la
interacción social, en los procesos de socialización, en las prácticas culturales de un
grupo.

En: Elizabeth Jelin, Los trabajos de la memoria, Siglo Veintiuno editores, España 2001. Cap.
2
1
Agradezco especialmente a Ludmila Catela por su comentario y reflexión sobre el «es». 2
Están también el cómo y el cuándo se recuerda y se olvida. El pasado que se
rememora y se olvida es activado en un presente y en función de expectativas futuras.
Tanto en términos de la propia dinámica individual como de la interacción social más
cercana y de los procesos más generales o macrosociales, parecería que hay
momentos o coyunturas de activación de ciertas memorias, y otros de silencios o aun
de olvidos. Hay también otras claves de activación de las memorias, ya sean de
carácter expresivo o performativo, y donde los rituales y lo mítico ocupan un lugar
privilegiado.
Tradiciones intelectuales, tradiciones disciplinarias
La memoria, en tanto «facultad psíquica con la que se recuerda» o la
«capacidad, mayor o menor, para recordar» (Moliner, 1998: 318) (recordar: «retener
cosas en la mente»), ha intrigado desde siempre a la humanidad. Lo que más
preocupa es no recordar, no retener en la memoria. En lo individual y en el plano de la
interacción cotidiana, el enigma de por qué olvidamos un nombre o una cita, o la
cantidad y variedad de recuerdos «inútiles» o de memorias que nos asaltan fuera de
lugar o de tiempo, nos acompaña permanentemente. ¡Ni qué hablar de los temores a
la pérdida de memoria ligada a la vejez! En el plano grupal o comunitario, o aun social
o nacional, los enigmas no son menos. La pregunta sobre cómo se recuerda o se
olvida surge de la ansiedad y aun la angustia que genera la posibilidad del olvido. En
el mundo occidental contemporáneo, el olvido es temido, su presencia amenaza la
identidad.
En una primera acepción, el eje de la pregunta está en la facultad psíquica, en
los procesos mentales, campo propio de la psicología y la psiquiatría. Los desarrollos
de la neurobiología que intentan ubicar los centros de memoria en zonas del cerebro y
estudian los procesos químicos involucrados en la memoria se complementan con los
abordajes de la psicología cognitiva que intentan descubrir los «senderos» y
recovecos de la memoria y el olvido (Schacter, 1995 y 1999)2
.
Por su parte, el psicoanálisis se ha preguntado sobre el otro lado del misterio,
centrando la atención en el papel del inconsciente en la explicación de olvidos,
huecos, vacíos y repeticiones que el yo consciente no puede controlar. La influencia
de procesos psíquicos ligados al desarrollo del yo y la noción de trauma, a la que
2
Por ejemplo, las investigaciones experimentales en el campo de la psicología cognitiva indican
que la memoria autobiográfica tiene mayor durabilidad que otras, y que es más densa cuanto más
dramática es la experiencia vivida o cuando es reinterpretada por el sujeto en términos emocionales.
[Mencionado por Winter y Sivan (1999:12), como parte de su resumen de las líneas principales de
interpretación de este vasto campo de investigación.] 3
volveremos más adelante, son centrales en este campo. Ya no se trata de mirar a la
memoria y el olvido desde una perspectiva puramente cognitiva, de medir cuánto y
qué se recuerda o se olvida, sino de ver los «cómo» y los «cuándo», y relacionarlos
con factores emocionales y afectivos.
El ejercicio de las capacidades de recordar y olvidar es singular. Cada persona
tiene «sus propios recuerdos», que no pueden ser transferidos a otros. Es esta
singularidad de los recuerdos, y la posibilidad de activar el pasado en el presente -la
memoria como presente del pasado, en palabras de Ricoeur (1999: 16)- lo que define
la identidad personal y la continuidad del sí mismo en el tiempo.
Estos procesos, bien lo sabemos, no ocurren en individuos aislados sino
insertos en redes de relaciones sociales, en grupos, instituciones y culturas. De
inmediato y sin solución de continuidad, el pasaje de lo individual a lo social e
interactivo se impone. Quienes tienen memoria y recuerdan son seres humanos,
individuos, siempre ubicados en contextos grupales y sociales específicos. Es
imposible recordar o recrear el pasado sin apelar a estos contextos. Dicho esto, la
cuestión -planteada y debatida reiteradamente en los textos sobre el tema- es el peso
relativo del contexto social y de lo individual en los procesos de memoria. O sea, para
usar la feliz expresión de un texto reciente, cómo se combinan el homo psychologicus
y el homo sociologicus (Winter y Sivan, 1999).
¿Cómo pensar lo social en los procesos de memoria? Aquí es posible construir
dos modelos estilizados, que reproducen los debates entre tradiciones sociológicas
clásicas. La figura de Maurice Halbwachs ocupa el centro de esta escena, a partir de
sus trabajos sobre los marcos (cadres) sociales de la memoria (obra publicada en
1925) y la memoria colectiva (obra publicada después de la muerte de Halbwachs)
(Halbwachs, 1994; 1997). Sus textos han producido muchas lecturas y relecturas, así
como análisis críticos (Coser, 1992; Namer, 1994; Olick, 1998a; Ricoeur, 2000). Los
puntos de debate son varios: si Halbwachs deja o no espacio para individualidades en
el campo de la memoria colectiva, si en realidad se puede hablar de «memoria
colectiva» o se trata de mitos y creencias colectivas, donde la memoria no tiene lugar
(Hynes, 1999).
No es nuestra intención entrar en ese debate ni ofrecer una nueva lectura de
Halbwachs. Hay un punto clave en su pensamiento, y es la noción de marco o cuadro
social. Las memorias individuales están siempre enmarcadas socialmente. Estos
marcos son portadores de la representación general de la sociedad, de sus
necesidades y valores. Incluyen también la visión del mundo, animada por valores, de
una sociedad o grupo. Para Halbwachs, esto significa que «sólo podemos recordar 4
cuando es posible recuperar la posición de los acontecimientos pasados en los
marcos de la memoria colectiva […] El olvido se explica por la desaparición de estos
marcos o de parte de ellos […]» (Halbwachs, 1992: 172). Y esto implica la presencia
de lo social, aun en los momentos más «individuales». «Nunca estamos solos» -uno
no recuerda solo sino con la ayuda de los recuerdos de otros y con los códigos
culturales, compartidos, aun cuando las memorias personales son únicas y
singulares-. Esos recuerdos personales están inmersos en narrativas colectivas, que a
menudo están reforzadas en rituales y conmemoraciones grupales (Ricoeur, 1999).
Como esos marcos son históricos y cambiantes, en realidad, toda memoria es una
reconstrucción más que un recuerdo. Y lo que no encuentra lugar o sentido en ese
cuadro es material para el olvido (Namer, 1994).
¿Se puede afirmar entonces la existencia de una memoria colectiva? Y si es
así, ¿qué es la memoria colectiva? Algunas lecturas de Halbwachs interpretan su
énfasis en lo colectivo como la afirmación de la existencia «real», como «cosa»
independiente de los individuos, de la memoria colectiva. Si, por el contrario, se pone
el énfasis en la noción de «marco social» -que es la visión que resulta más productiva
para nuestro objetivo- la interpretación cambia. Apunta entonces a establecer la matriz
grupal dentro de la cual se ubican los recuerdos individuales. Estos marcos –
Halbwachs presta atención a la familia, la religión y la clase social- dan sentido a las
rememoraciones individuales.3
En verdad, la propia noción de «memoria colectiva» tiene serios problemas, en
la medida en que se la entienda como algo con entidad propia, como entidad reificada
que existe por encima y separada de los individuos. Esta concepción surge de una
interpretación durkheimiana extrema (tomar a los hechos sociales como cosa). Sin
embargo, se la puede interpretar también en el sentido de memorias compartidas,
superpuestas, producto de interacciones múltiples, encuadradas en marcos sociales y
3
Mientras trabajo sobre este capítulo y vuelvo a leer a Halbwachs, tomo conciencia de que en
sus reflexiones, prácticamente no habla de la relación entre memoria y sufrimiento o trauma. La memoria
social es, para él, reforzada por la pertenencia social, por el grupo. Lo individual se desdibuja en lo
colectivo. De manera simultánea, empiezo también a leer el libro de Semprún, La escritura o la vida. Y
muy pronto me encuentro con Halbwachs, el individuo. Semprún relata que, cuando estaba en el campo
de Buchenwald, logró quebrar la disciplina y la masificación de lo «invisible» de la experiencia
concentracionaria buscando vínculos personalizados. Y encuentra en Halbwachs, su profesor de la
Sorbonne que está agonizando en el campo, a alguien en quien depositar los «restos» de su condición
humana, visitándolo, hablándole, acompañando su agonía. Cincuenta años después, Semprún lo
incorpora a su «memoria». Se juntan aquí las dos puntas, lo individual y lo colectivo, lo personalizado y
la destitución de la condición humana en el campo. Y reflexiona: «Era ésta [la muerte] la sustancia de
nuestra fraternidad, la clave de nuestro destino, el signo de pertenencia a la comunidad de los vivos.
Vivíamos juntos esta experiencia de la muerte, esta compasión. Nuestro ser estaba definido por eso: estar
junto al otro en la muerte que avanzaba […] Todos nosotros, que íbamos a morir, habíamos escogido la 5
en relaciones de poder. Lo colectivo de las memorias es el entretejido de tradiciones y
memorias individuales, en diálogo con otros, en estado de flujo constante, con alguna
organización social -algunas voces son más potentes que otras porque cuentan con
mayor acceso a recursos y escenarios- y con alguna estructura, dada por códigos
culturales compartidos.
[…] la memoria colectiva sólo consiste en el conjunto de huellas dejadas por los
acontecimientos que han afectado al curso de la historia de los grupos implicados que
tienen la capacidad de poner en escena esos recuerdos comunes con motivo de las
fiestas, los ritos y las celebraciones públicas (Ricoeur, 1999: 19).
Esta perspectiva permite tomar las memorias colectivas no sólo como datos
«dados», sino también centrar la atención sobre los procesos de su construcción. Esto
implica dar lugar a distintos actores sociales (inclusive a los marginados y excluidos) y
a las disputas y negociaciones de sentidos del pasado en escenarios diversos (Pollak,
1989). También permite dejar abierta a la investigación empírica la existencia o no de
memorias dominantes, hegemónicas, únicas u «oficiales».
Hay otra distinción importante para hacer en los procesos de memoria: lo activo
y lo pasivo. Pueden existir restos y rastros almacenados, saberes reconocibles,
guardados pasivamente, información archivada en la mente de las personas, en
registros, en archivos públicos y privados, en formatos electrónicos y en bibliotecas.
Son huellas de un pasado que han llevado a algunos analistas (Nora especialmente) a
hablar de una «sobreabundancia de memoria». Pero éstos son reservorios pasivos,
que deben distinguirse del uso, del trabajo, de la actividad humana en relación con
ellos. En el plano individual, los psicólogos cognitivistas hacen la distinción entre el
reconocimiento (una asociación, la identificación de un ítem referido al pasado) y la
evocación (recall, que implica la evaluación de lo reconocido y en consecuencia
requiere de un esfuerzo más activo por parte del sujeto), y señalan que las huellas
mnémicas del primer tipo tienen mayor perdurabilidad que las del segundo. Llevado al
plano social, la existencia de archivos y centros de documentación, y aun el
conocimiento y la información sobre el pasado, sus huellas en distintos tipos de
soportes reconocidos, no garantizan su evocación. En la medida en que son activadas
por el sujeto, en que son motorizadas en acciones orientadas a dar sentido al pasado,
interpretándolo y trayéndolo al escenario del drama presente, esas evocaciones
cobran centralidad en el proceso de interacción social.
fraternidad de esta muerte por amor a la libertad. Eso es lo que me enseñaba la mirada de Maurice
Halbwachs, agonizando» (Semprún, 1997: 37). 6
Una nota de cautela se hace necesaria aquí, para no caer en un etnocentrismo
o un esencialismo extremos. Reconocer que las memorias se construyen y cobran
sentido en cuadros sociales cargados de valores y de necesidades sociales
enmarcadas en visiones del mundo puede implicar, en un primer movimiento, dar por
sentada una clara y única concepción de pasado, presente y futuro. Las nociones de
tiempo parecerían, en esta instancia, quedar fuera de ese marco social y del proceso
de «encuadramiento» de las memorias. En un segundo movimiento, sin embargo, hay
que tomar en consideración -como ya lo hizo Halbwachs- que las propias nociones de
tiempo y espacio son construcciones sociales. Si bien todo proceso de construcción de
memorias se inscribe en una representación del tiempo y del espacio, estas
representaciones -y, en consecuencia, la propia noción de qué es pasado y qué es
presente- son culturalmente variables e históricamente construidas. Y esto incluye, por
supuesto, las propias categorías de análisis utilizadas por investigadores y analistas
del tema.
En este punto, la investigación antropológica e histórica clama por entrar en
escena, para traer al escenario la diversidad de maneras de pensar el tiempo y, en
consecuencia, de conceptualizar la memoria. La antropología clásica se construyó, en
realidad, en contraposición a la historia. Era el estudio de los «pueblos sin historia». Y
si no hay historia, no puede haber memoria histórica, ya que el presente es una
permanente repetición y reproducción del pasado. En muchas sociedades del pasado
y del presente, lo vívido como «real» no es la temporalidad histórica, sino el tiempo
mítico que remite permanentemente, en rituales y repeticiones, a un momento
fundacional, original. La performance ritualizada del mito, sin embargo, no es estática.
No se trata de la a-historicidad, sino de que los acontecimientos «nuevos» se insertan
en estructuras de sentido preexistentes, que pueden estar ancladas en mitos. Hacerlo
implica que «toda reproducción de la cultura es una alteración» (Sahlins, 1988: 135),
que la re-presentación del mito es cambio4
. En casos de este tipo, lo que se
«recuerda» es el marco cultural de interpretación, herramienta que permite interpretar
circunstancias que, vistas desde afuera, son «nuevas» aunque no lo sean para los
propios actores.
Alternativamente, existen tradiciones y costumbres incorporadas como
prácticas cotidianas, no reflexivas, cuyo sentido original se ha perdido en el devenir y
los cambios históricos del tiempo. La inquisición, por ejemplo, llevó a muchos judíos a
convertirse al catolicismo (los llamados «marranos»), y mantener en privado y 7
clandestinamente algunas prácticas judías tradicionales. Después de varias
generaciones, estas prácticas pueden haberse mantenido, pero desprovistas de sus
sentidos iniciales. La limpieza profunda de las casas los días viernes en algún pueblo
del interior de Brasil o estrellas de David en tumbas católicas en algunos pueblos de
Portugal son algunos ejemplos.
Memoria e identidad
Hay un plano en que la relación entre memoria e identidad es casi banal, y sin
embargo importante como punto de partida para la reflexión: el núcleo de cualquier
identidad individual o grupal está ligado a un sentido de permanencia (de ser uno
mismo, de mismidad) a lo largo del tiempo y del espacio. Poder recordar y rememorar
algo del propio pasado es lo que sostiene la identidad (Gillis, 1994). La relación es de
mutua constitución en la subjetividad, ya que ni las memorias ni la identidad son
«cosas» u objetos materiales que se encuentran o pierden. «Las identidades y las
memorias no son cosas sobre las que pensamos, sino cosas con las que pensamos.
Como tales, no tienen existencia fuera de nuestra política, nuestras relaciones sociales
y nuestras historias» (Gillis, 1994: 5).
Esta relación de mutua constitución implica un vaivén: para fijar ciertos
parámetros de identidad (nacional, de género, política o de otro tipo) el sujeto
selecciona ciertos hitos, ciertas memorias que lo ponen en relación con «otros». Estos
parámetros, que implican al mismo tiempo resaltar algunos rasgos de identificación
grupal con algunos y de diferenciación con «otros» para definir los límites de la
identidad, se convierten en marcos sociales para encuadrar las memorias. Algunos de
estos hitos se tornan, para el sujeto individual o colectivo, en elementos «invariantes»
o fijos, alrededor de los cuales se organizan las memorias. Pollak (1992) señala tres
tipos de elementos que pueden cumplir esta función: acontecimientos, personas o
personajes, y lugares. Pueden estar ligados a experiencias vividas por la persona o
transmitidas por otros. Pueden estar empíricamente fundados en hechos concretos, o
ser proyecciones o idealizaciones a partir de otros eventos. Lo importante es que
permiten mantener un mínimo de coherencia y continuidad, necesarios para el
mantenimiento del sentimiento de identidad5
.
4
En su análisis del sentido de la muerte del capitán Cook en Hawai, Sahlins muestra cómo
«Cook era una tradición para los hawaianos antes de ser un hecho» (Sahlins, 1988: 139). Algo análogo ha
sido planteado en relación a la llegada de los españoles a México (Todorov, 1995).
5
«La memoria es un elemento constitutivo del sentimiento de identidad, tanto individual como
colectivo, en la medida en que es un factor extremadamente importante del sentimiento de continuidad y
de coherencia de una persona o de un grupo en su reconstrucción de sí mismo» (Pollak, 1992: 204). 8
La constitución, la institucionalización, el reconocimiento y la fortaleza de las
memorias y de las identidades se alimentan mutuamente. Hay, tanto para las personas
como para los grupos y las sociedades, períodos «calmos» y períodos de crisis. En los
períodos calmos, cuando las memorias y las identidades están constituidas, instituidas
y amarradas, los cuestionamientos que se puedan producir no provocan urgencias de
reordenar o de reestructurar. La memoria y la identidad pueden trabajar por sí solas, y
sobre sí mismas, en una labor de mantenimiento de la coherencia y la unidad. Los
períodos de crisis internas de un grupo o de amenazas externas generalmente
implican reinterpretar la memoria y cuestionar la propia identidad. Estos períodos son
precedidos, acompañados o sucedidos por crisis del sentimiento de identidad colectiva
y de la memoria (Pollak, 1992). Son los momentos en que puede haber una vuelta
reflexiva sobre el pasado, reinterpretaciones y revisionismos, que siempre implican
también cuestionar y redefinir la propia identidad grupal.
Las memorias. Los olvidos
La vida cotidiana está constituida fundamentalmente por rutinas,
comportamientos habituales, no reflexivos, aprendidos y repetidos. El pasado del
aprendizaje y el presente de la memoria se convierten en hábito y en tradición,
entendida como «paso de unas generaciones a otras a través de la vida de un pueblo,
una familia, etc., de noticias, costumbres y creaciones artísticas colectivas»,
«circunstancia de tener una cosa su origen o raíces en tiempos pasados y haber sido
transmitida de unas generaciones a otras» (Moliner, 1998: 1273). Son parte de la vida
«normal». No hay nada «memorable» en el ejercicio cotidiano de estas memorias. Las
excepciones, no muy frecuentes, se producen cuando se asocia la práctica cotidiana
con el recuerdo de algún accidente en la rutina aprendida o de algún avatar infantil en
el proceso de aprendizaje personal.
Estos comportamientos, claramente «enmarcados» (en el sentido de
Halbwachs) socialmente en la familia, en la clase y en las tradiciones de otras
instituciones, son a la vez individuales y sociales. Están incorporados de manera
singular para cada persona. Al mismo tiempo, son compartidos y repetidos por todos
los miembros de un grupo social. Hábitos del vestir y de la mesa, formas de saludar a
hombres y a mujeres, a extraños y a cercanos, manejos corporales en público y en
privado, formas de expresión de los sentimientos. La lista de comportamientos
aprendidos donde funciona rutinariamente una «memoria habitual» es interminable.
Las rupturas en esas rutinas esperadas involucran al sujeto de manera
diferente, Allí se juegan los afectos y sentimientos, que pueden empujar a la reflexión y 9
a la búsqueda de sentido. Como señala Bal (1999: viii) es este compromiso afectivo lo
que transforma esos momentos y los hace «memorables». La memoria es otra, se
transforma. El acontecimiento o el momento cobra entonces una vigencia asociada a
emociones y afectos, que impulsan una búsqueda de sentido. El acontecimiento
rememorado o «memorable» será expresado en una forma narrativa, convirtiéndose
en la manera en que el sujeto construye un sentido del pasado, una memoria que se
expresa en un relato comunicable, con un mínimo de coherencia.
Esta construcción tiene dos notas centrales. Primero, el pasado cobra sentido
en su enlace con el presente en el acto de rememorar/olvidar. Segundo, esta
interrogación sobre el pasado es un proceso subjetivo; es siempre activo y construido
socialmente, en diálogo e interacción. El acto de rememorar presupone tener una
experiencia pasada que se activa en el presente, por un deseo o un sufrimiento,
unidos a veces a la intención de comunicarla. No se trata necesariamente de
acontecimientos importantes en sí mismos, sino que cobran una carga afectiva y un
sentido especial en el proceso de recordar o rememorar.
Esta memoria narrativa implica, en palabras de Enriquez, construir un
«compromiso nuevo» entre el pasado y el presente 6
. Diversos mecanismos sociales y
psíquicos entran en juego. Las narrativas socialmente aceptadas, las
conmemoraciones públicas, los encuadramientos sociales y las censuras dejan su
impronta en los procesos de negociación, en los permisos y en los silencios, en lo que
se puede y no se puede decir, en las disyunciones entre narrativas privadas y
discursos públicos, como lo muestran las numerosas investigaciones sobre el tema en
Europa del Este y en los testimonios de sobrevivientes de campos de concentración
(Passerini, 1992; también Pollak, 1989 y 1990).
A su vez, hay vivencias pasadas que reaparecen de diversas maneras en
momentos posteriores, pero que no pueden ser integradas narrativamente, a las que
no se les puede dar sentido. Los acontecimientos traumáticos conllevan grietas en la
capacidad narrativa, huecos en la memoria. Como veremos, es la imposibilidad de dar
sentido al acontecimiento pasado, la imposibilidad de incorporarlo narrativamente,
coexistiendo con su presencia persistente y su manifestación en síntomas, lo que
indica la presencia de lo traumático. En este nivel, el olvido no es ausencia o vacío. Es
la presencia de esa ausencia, la representación de algo que estaba y ya no está,
6
‘ «La rememoración es el resultado de un proceso psíquico operante que consiste en trabajar los
restos de un recuerdo pantalla, de un fantasma o de un sueño, de manera de construir un compromiso
nuevo entre lo que representan el pasado acontecial, libidinal, identificatorio, del sujeto, y su
problemática actual respecto de ese pasado, lo que él tolera ignorar y conocer de éste» (Enriquez, 1990:
121). 10
borrada, silenciada o negada. Es la foto de Kundera como manifestación del vacío
social7
, y su equivalente en las experiencias clínicas en la forma de ausencias,
síntomas y repeticiones.
En lo dicho hasta ahora se pueden distinguir dos tipos de memorias, las
habituales y las narrativas. Son las segundas las que nos interesan. Dentro de ellas,
están las que pueden encontrar o construir los sentidos del pasado y -tema
especialmente importante aquí- las «heridas de la memoria» más que las «memorias
heridas» (esta última, expresión de Ricoeur, 1999), que tantas dificultades tienen en
constituir su sentido y armar su narrativa. Son las situaciones donde la represión y la
disociación actúan como mecanismos psíquicos que provocan interrupciones y huecos
traumáticos en la narrativa. Las repeticiones y dramatizaciones traumáticas son
“trágicamente solitarias”, mientras que las memorias narrativas son construcciones
sociales comunicables a otros (Bal, 1999).
En todo esto, el olvido y el silencio ocupan un lugar central. Toda narrativa del
pasado implica una selección. La memoria es selectiva; la memoria total es imposible.
Esto implica un primer tipo de olvido «necesario» para la sobrevivencia y el
funcionamiento del sujeto individual y de los grupos y comunidades. Pero no hay un
único tipo de olvido, sino una multiplicidad de situaciones en las cuales se manifiestan
olvidos y silencios, con diversos «usos» y sentidos.
Hay un primer tipo de olvido profundo, llamémoslo «definitivo», que responde a
la borradura de hechos y procesos del pasado, producidos en el propio devenir
histórico8
. La paradoja es que si esta supresión total es exitosa, su mismo éxito impide
su comprobación. A menudo, sin embargo, pasados que parecían olvidados
«definitivamente» reaparecen y cobran nueva vigencia a partir de cambios en los
marcos culturales y sociales que impulsan a revisar y dar nuevo sentido a huellas y
restos, a los que no se les había dado ningún significado durante décadas o siglos.
7
La escena inicial de El libro de la risa y el olvido: «En febrero de 1948, el líder comunista
Klement Gottwald salió al balcón de un palacio barroco de Praga para dirigirse a los cientos de miles de
personas que llenaban la Plaza de la Ciudad Vieja […] Gottwald estaba rodeado por sus camaradas y justo
a su lado estaba Clementis. La nieve revoloteaba, hacía frío y Gottwald tenía la cabeza descubierta.
Clementis, siempre tan atento, se quitó su gorro de pieles y se lo colocó en la cabeza a Gottwald. El
departamento de propaganda difundió en cientos de miles de ejemplares la fotografía del balcón desde el
que Gottwald, con el gorro en la cabeza y los camaradas a su lado, habla a la nación […] Cuatro años más
tarde a Clementis lo acusaron de traición y lo colgaron. El departamento de propaganda lo borró
inmediatamente de la historia y, por supuesto, de todas las fotografías. Desde entonces Gottwald está solo
en el balcón. En el sitio en el que estaba Clementis aparece sólo la pared vacía del palacio. Lo único que
quedó de Clementis fue el gorro en la cabeza de Gottwald» (Kundera, 1984: 9). Hay muchos otros casos
de silencios y vacíos políticos, como la famosa foto en la que Trotsky acompañaba a Lenin.
8
El tema del olvido se desarrolla en profundidad en Ricoeur, 2000. La caracterización que sigue
la tomamos de Ricoeur, 1999 (pp. 103 y ss.), donde hace un planteo resumido de lo desarrollado en el
libro posterior. 11
Las borraduras y olvidos pueden también ser producto de una voluntad o
política de olvido y silencio por parte de actores que elaboran estrategias para ocultar
y destruir pruebas y rastros, impidiendo así recuperaciones de memorias en el futuro
-recordemos la célebre frase de Himmler en el juicio de Nuremberg, cuando declaró
que la «solución final» fue una «página gloriosa de nuestra historia, que no ha sido
jamás escrita, y que jamás lo será»-9
. En casos así, hay un acto político voluntario de
destrucción de pruebas y huellas, con el fin de promover olvidos selectivos a partir de
la eliminación de pruebas documentales. Sin embargo, los recuerdos y memorias de
protagonistas y testigos no pueden ser manipulados de la misma manera (excepto a
través de su exterminio físico). En este sentido, toda política de conservación y de
memoria, al seleccionar huellas para preservar, conservar o conmemorar, tiene
implícita una voluntad de olvido. Esto incluye, por supuesto, a los propios historiadores
e investigadores que eligen qué contar, qué representar o qué escribir en un relato.
Lo que el pasado deja son huellas, en las ruinas y marcas materiales, en las
huellas «mnésicas» del sistema neurológico humano, en la dinámica psíquica de las
personas, en el mundo simbólico. Pero esas huellas, en sí mismas, no constituyen
«memoria» a menos que sean evocadas y ubicadas en un marco que les dé sentido.
Se plantea aquí una segunda cuestión ligada al olvido: cómo superar las dificultades y
acceder a esas huellas. La tarea es entonces la de revelar, sacar a la luz lo
encubierto, «atravesar el muro que nos separa de esas huellas» (Ricoeur, 1999: 105).
La dificultad no radica en que hayan quedado pocas huellas, o que el pasado haya
sufrido su destrucción, sino en los impedimentos para acceder a sus huellas,
ocasionados por los mecanismos de la represión, en los distintos sentidos de la
palabra _«expulsar de la conciencia ideas o deseos rechazables», «detener, impedir,
paralizar, sujetar, cohibir»- y del desplazamiento (que provoca distorsiones y
transformaciones en distintas direcciones y de diverso tipo). Tareas en las que se ha
especializado el psicoanálisis para la recuperación de memorias individuales, y
también algunas nuevas corrientes de la historiografía para procesos sociales y
colectivos.
9
‘ En el año 2000 se desarrolló en el Reino Unido un juicio relacionado con la interpretación de
la Shoah en un libro, en el cual una de las partes argumentaba su defensa sobre la base de la inexistencia
de una orden escrita y firmada por Huler sobre la «solución final». Es conocida la cuidadosa borradura de
pruebas y de huellas de la represión -incluyendo especialmente la destrucción de documentación y la
supresión de los cuerpos de los detenidos -desaparecidos- en las dictaduras del Cono Sur. En Argentina
aparecen de vez en cuando testimonios de vecinos (y aun de los propios represores) que denuncian la
existencia de campos de detención clandestinos que no habían sido denunciados antes, por haber sido
campos de aniquilamiento total, lo que implica la inexistencia de sobrevivientes. Estas denuncias
muestran -como es bien conocido por la literatura policial- que no es fácil lograr el «crimen perfecto».
Como muestra Dostoievsky, hasta el crimen perfecto deja huellas en el asesino. 12
Una reacción social al temor a la destrucción de huellas se manifiesta en la
urgencia de la conservación, de la acumulación en archivos históricos, personales y
públicos. Es la «obsesión de la memoria» y el espíritu memorialista de los que hablan
Nora, Gillis y Huyssen.
Está también el olvido que Ricoeur denomina «evasivo», que refleja un intento
de no recordar lo que puede herir. Se da especialmente en períodos históricos
posteriores a grandes catástrofes sociales, masacres y genocidios, que generan entre
quienes han sufrido la voluntad de no querer saber, de evadirse de los recuerdos para
poder seguir viviendo (Semprún, 1997).
En este punto, la contracara del olvido es el silencio. Existen silencios
impuestos por temor a la represión en regímenes dictatoriales de diverso tipo. Los
silencios durante la España franquista, la Unión Soviética stalinista o las dictaduras
latinoamericanas se quebraron con el cambio de régimen. En estos casos, sobreviven
recuerdos dolorosos que «esperan el momento propicio para ser expresados» (Pollak,
1989: 5). Pero esos silencios sobre memorias disidentes no sólo se dan en relación a
un Estado dominante, sino también en relaciones entre grupos sociales. Pollak analiza
varios tipos de silencios de sobrevivientes de la Shoah, desde quienes regresan a sus
lugares de origen y necesitan encontrar un modus vivendi con sus vecinos que «sobre
la forma de consentimiento tácito, presenciaron su deportación», hasta los silencios
ligados a situaciones límite en los campos, mantenidos para evitar culpar a las
víctimas (Pollak, 1989: 6). También hay voluntad de silencio, de no contar o transmitir,
de guardar las huellas encerradas en espacios inaccesibles, para cuidar a los otros,
como expresión del deseo de no herir ni transmitir sufrimientos.
Hay otra lógica en el silencio. Para relatar sufrimientos, es necesario encontrar
del otro lado la voluntad de escuchar (Laub, 1992b; Pollak, 1990). Hay coyunturas
políticas de transición -como en Chile a fines de los ochenta o en la Francia de la
posguerra- en que la voluntad de reconstrucción es vivida como contradictoria con
mensajes ligados a los horrores del pasado10. En el plano de las memorias
individuales, el temor a ser incomprendido también lleva a silencios. Encontrar a otros
con capacidad de escuchar es central en el proceso de quebrar silencios. Volveremos
a este tema al hablar del testimonio.
Finalmente, está el olvido liberador, que libera de la carga del pasado para así
poder mirar hacia el futuro. Es el olvido «necesario» en la vida individual. Para las
10 «1945 organiza el olvido de la deportación. Los deportados retornan cuando las ideologías ya
están establecidas, cuando la batalla por la memoria ya comenzó, cuando la escena política ya está
armada: están de más» (Namer 1983 citado en Pollak, 1989: 6). 13
comunidades y grupos, el origen de este planteo está en Nietzsche, al condenar la
fiebre histórica y al reclamar un olvido que permita vivir, que permita ver las cosas sin
la carga pesada de la historia. Esa fiebre histórica que, como reflexiona Huyssen:
Sirvió para inventar tradiciones nacionales en Europa, para legitimar los Estadosnación imperiales y para brindar cohesión cultural a las sociedades en pleno conflicto
tras la Revolución Industrial y la expansión colonial (Huyssen, 2000: 26).
Como lo planteó en su momento Renan:
El olvido, e incluso diría que el error histórico son un factor esencial en la creación de
una nación, y de aquí que el progreso de los estudios históricos sea frecuentemente un
peligro para la nacionalidad (Renan, 2000: 56).
La fiebre memorialista del presente tiene otras características, y otros peligros,
tema que remite necesariamente al debate acerca de los «abusos de la memoria»,
título del pequeño y provocador libro de Todorov (1998). Todorov no se opone a la
recuperación del pasado, sino a su utilización por parte de diversos grupos con
intereses propios. El abuso de memoria que el autor condena es el que se basa en
preservar una memoria «literal», donde las víctimas y los crímenes son vistos como
únicos e irrepetibles. En ese caso, la experiencia es intransitiva, no conduce más allá
de sí misma. Y propone, o defiende, un uso «ejemplar», donde la memoria de un
hecho pasado es vista como una instancia de una categoría más general, o como
modelo para comprender situaciones nuevas, con agentes diferentes. Si hablamos de
olvido, lo que se está proponiendo es el olvido (político) de lo singular y único de una
experiencia, para tornar más productiva a la memoria. Retomaremos este punto en el
próximo capítulo.
Discurso y experiencia
Volvamos a la noción central de este abordaje, la memoria como operación de
dar sentido al pasado. ¿Quiénes deben darle sentido? ¿Qué pasado? Son individuos y
grupos en interacción con otros, agentes activos que recuerdan, y a menudo intentan
transmitir y aun imponer sentidos del pasado a otros. Esta caracterización debe
acompañarse con un reconocimiento de la pluralidad de «otros» y de la compleja
dinámica de relación entre el sujeto y la alteridad.
¿Qué pasado es el que va a significar o transmitir? Por un lado, hay pasados
autobiográficos, experiencias vividas «en carne propia». Para quienes vivieron un 14
evento o experiencia, haberlo vivido puede ser un hito central de su vida y su memoria.
Si se trató de un acontecimiento traumático, más que recuerdos lo que se puede vivir
es un hueco, un vacío, un silencio o las huellas de ese trauma manifiestas en
conductas o aun patologías actuales (y, las menos de las veces, un simple «olvido»).
Están también quienes no tuvieron la «experiencia pasada» propia. Esta falta
de experiencia los pone en una aparente otra categoría: son «otros/as». Para este
grupo, la memoria es una representación del pasado construida como conocimiento
cultural compartido por generaciones sucesivas y por diversos/as «otros/as». En
verdad, se trata de pensar la experiencia o la memoria en su dimensión intersubjetiva,
social. Como señala Passerini11, las memorias se encadenan unas a otras. Los sujetos
pueden elaborar sus memorias narrativas porque hubo otros que lo han hecho antes, y
han logrado transmitirlas y dialogar sobre ellas.
En el mismo sentido, el olvido social también es inter-subjetivo.
Aparece cuando ciertos grupos humanos no logran -voluntaria o pasivamente, por
rechazo, indiferencia o indolencia, o bien a causa de alguna catástrofe histórica que
interrumpió el curso de los días y las cosas- transmitir a la posteridad lo que
aprendieron del pasado (Yerushalmi, 1989a: 18).
Como ya se vio, estas catástrofes pueden implicar una ruptura entre la
memoria individual y las prácticas públicas y colectivas. Esto ocurre cuando, debido a
condiciones políticas, en las prácticas colectivas predominan la ritualización, la
repetición, la deformación o distorsión, el silencio o la mentira. También pueden
entrañar silencios y líneas de ruptura en el proceso de transmisión intergeneracional.
Volvamos por un momento a la diferencia entre el recuerdo y el olvido personal
de eventos que uno ha experimentado en su propia vida, y la memoria social. ¿A qué
se refiere «la experiencia»? En el sentido común, la experiencia se refiere a las
vivencias directas, inmediatas, subjetivamente captadas de la realidad. Pero una
reflexión sobre el concepto de «experiencia» indica que ésta no depende directa y
linealmente del evento o acontecimiento, sino que está mediatizada por el lenguaje y
por el marco cultural interpretativo en el que se expresa, se piensa y se conceptualiza
(Scott, 1999; Van Alphen, 1999). La importancia del lenguaje ya había sido reconocida
por el mismo Halbwachs. En un pasaje pocas veces citado, Halbwachs señala que «es
el lenguaje y las convenciones sociales asociadas a él lo que nos permite reconstruir
11 ” «[…] una memoria de otra memoria, una memoria que es posible porque evoca otra memoria.
Sólo podemos recordar gracias al hecho de que alguien recordó antes que nosotros, que en el pasado otra 15
el pasado» (Halbwachs, 1992: 173). A su vez, la mediación lingüística y narrativa
implica que toda memoria -aun la más individual y privada- es constitutivamente de
carácter social (Ricoeur, 1999).
En términos más amplios, esta perspectiva plantea la disponibilidad de
herramientas simbólicas (lenguaje, cultura) como precondición para el proceso en el
cual se construye la subjetividad. Pero el proceso no es sencillo y lineal. Por el
contrario, como señala Scott:
Los sujetos son constituidos discursivamente, pero hay conflictos entre sistemas
discursivos, contradicciones dentro de cada uno, múltiples significados de los
conceptos. Y los sujetos tienen agencia. No son individuos autónomos, unificados, que
ejercen la voluntad libre, sino sujetos cuya agencia se crea a través de situaciones y
status que se les confieren (Scott, 1999: 77).
Se trata de múltiples sistemas discursivos y múltiples significados. Pero
además, los sujetos no son receptores pasivos sino agentes sociales con capacidad
de respuesta y transformación. Podría entonces plantearse que la subjetividad emerge
y se manifiesta con especial fuerza en las grietas, en la confusión, en las rupturas del
funcionamiento de la memoria habitual, en la inquietud por algo que empuja a trabajar
interpretativamente para encontrarle el sentido y las palabras que lo expresen. En la
situación extrema de ruptura y confusión, no se encuentran las palabras para expresar
y representar lo sucedido y estamos frente a manifestaciones del trauma.
Si no se califica lo anterior, podríamos estar frente a una perspectiva que
centra la atención exclusivamente sobre el discurso, sobre la narración y el «poder de
las palabras». No es ésta la perspectiva que queremos adelantar. El poder de las
palabras no está en las palabras mismas, sino en la autoridad que representan y en
los procesos ligados a las instituciones que las legitiman (Bourdieu, 1985).
La memoria como construcción social narrativa implica el estudio de las
propiedades de quien narra, de la institución que le otorga o niega poder y lo/a
autoriza a pronunciar las palabras, ya que, como señala Bourdieu, la eficacia del
discurso performativo es proporcional a la autoridad de quien lo enuncia. Implica
también prestar atención a los procesos de construcción del reconocimiento legítimo,
otorgado socialmente por el grupo al cual se dirige. La recepción de palabras y actos
no es un proceso pasivo sino, por el contrario, un acto de reconocimiento hacia quien
realiza la transmisión (Hassoun, 1996).
gente fue capaz de desafiar la muerte y el terror sobre la base de sus memorias. Recordar debe ser
concebida como una relación fuertemente inter-subjetiva! (Passerini, 1992: 2). 16
Partiendo del lenguaje, entonces, encontramos una situación de luchas por las
representaciones del pasado, centradas en la lucha por el poder, por la legitimidad y el
reconocimiento. Estas luchas implican, por parte de los diversos actores, estrategias
para «oficializar» o «institucionalizar» una (su) narrativa del pasado. Lograr posiciones
de autoridad, o lograr que quienes las ocupan acepten y hagan propia la narrativa que
se intenta difundir, es parte de estas luchas. También implica una estrategia para
«ganar adeptos», ampliar el círculo que acepta y legitima una narrativa, que la
incorpora como propia, identificándose con ella, tema al cual volveremos al encarar las
cuestiones institucionales en las memorias.
¿Qué importa todo esto para pensar sobre la memoria?
Primero, importa tener o no tener palabras para expresar lo vivido, para
construir la experiencia y la subjetividad a partir de eventos y acontecimientos que nos
«chocan». Una de las características de las experiencias traumáticas es la masividad
del impacto que provocan, creando un hueco en la capacidad de «ser hablado» o
contado. Se provoca un agujero en la capacidad de representación psíquica. Faltan
las palabras, faltan los recuerdos. La memoria queda desarticulada y sólo aparecen
huellas dolorosas, patologías y silencios. Lo traumático altera la temporalidad de otros
procesos psíquicos y la memoria no los puede tomar, no puede recuperar, transmitir o
comunicar lo vivido.
En segundo lugar, si toda experiencia está mediada y no es «pura» o directa,
se hace necesario repensar la supuesta distancia y diferencia entre los procesos de
recuerdo y olvido autobiográficos y los procesos socioculturales compartidos por la
mediación de mecanismos de transmisión y apropiación simbólica. Aun aquellos que
vivieron el acontecimiento deben, para poder transformarlo en experiencia, encontrar
las palabras, ubicarse en un marco cultural que haga posible la comunicación y la
transmisión. Esto lleva a reconceptualizar lo que en el sentido común se denomina
«transmisión», es decir, el proceso por el cual se construye un conocimiento cultural
compartido ligado a una visión del pasado. Pensar en los mecanismos de transmisión,
en herencias y legados, en aprendizajes y en la conformación de tradiciones, se torna
entonces una tarea analítica significativa. (Este tema será retomado en el capítulo 7.)
En tercer lugar, permite articular los niveles individual y colectivo o social de la
memoria y la experiencia. Las memorias son simultáneamente individuales y sociales,
ya que en la medida en que las palabras y la comunidad de discurso son colectivas, la
experiencia también lo es. Las vivencias individuales no se transforman en
experiencias con sentido sin la presencia de discursos culturales, y éstos son siempre
colectivos. A su vez, la experiencia y la memoria individuales no existen en sí, sino que 17
se manifiestan y se tornan colectivas en el acto de compartir. O sea, la experiencia
individual construye comunidad en el acto narrativo compartido, en el narrar y el
escuchar.
Sin embargo, no se puede esperar una relación lineal o directa entre lo
individual y lo colectivo. Las inscripciones subjetivas de la experiencia no son nunca
reflejos especulares de los acontecimientos públicos, por lo que no podemos esperar
encontrar una «integración» o «ajuste» entre memorias individuales y memorias
públicas, o la presencia de una memoria única. Hay contradicciones, tensiones,
silencios, conflictos, huecos, disyunciones, así como lugares de encuentro y aun
«integración». La realidad social es compleja, contradictoria, llena de tensiones y
conflictos. La memoria no es una excepción.
En resumen, la «experiencia» es vivida subjetivamente y es culturalmente
compartida y compartible. Es la agencia humana la que activa el pasado, corporeizado
en los contenidos culturales (discursos en un sentido amplio). La memoria, entonces,
se produce en tanto hay sujetos que comparten una cultura, en tanto hay agentes
sociales que intentan «materializar» estos sentidos del pasado en diversos productos
culturales que son concebidos como, o que se convierten en, vehículos de la memoria,
tales como libros, museos, monumentos, películas o libros de historia. También se
manifiesta en actuaciones y expresiones que, antes que re-presentar el pasado, lo
incorporan performativamente (Van Alphen, 1997).

Anuncios

One comment

  1. Reblogueó esto en Comunicaciones y Reseñas memoriay comentado:

    «¿Qué es la memoria?». La dificultad,
    señalada por colegas1
    está en que un título así invita a dar una definición única y
    unívoca del significado de la palabra. Aun cuando lógicamente no haya contradicción,
    hay una tensión entre preguntarse sobre lo que la memoria es y proponer pensar en
    procesos de construcción de memorias, de memorias en plural, y de disputas sociales
    acerca de las memorias, su legitimidad social y su pretensión de «verdad».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s