EL MITO DE LA “GLOBALIZACIÓN” Y EL ESTADO DEL BIENESTAR EUROPEO – PIERRE BOURDIEU

EL MITO DE LA “GLOBALIZACIÓN” Y EL ESTADO DEL BIENESTAR EUROPEO – PIERRE BOURDIEU

La intervención a la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE)  en Atenas en octubre de 1996. En “Luces de contador”, 1998. He realizado un gran esfuerzo en la traducción del francés al español, sin yo conocer la lengua de París. Aunque su traducción no es perfecta creo que si consigue plasmar las ideas de Bourdieu en este discurso. 

Escuchar en todas partes, todo el día – y esto es lo que hace la fuerza del discurso dominante – no hay nadie que se oponga a la visión neoliberal, se logra presentar de forma obvia de que no hay alternativas. Esto es lo común en periodistas, ciudadanos comunes, y especialmente, en algunos intelectuales. De pie frente a esta imposición insidiosa, producida, por una impregnación de una creencia verdadera, parece que los investigadores tienen un papel que desempeñar. 

En primer lugar, se puede analizar la producción y circulación de este discurso. Hay muchos trabajos en Inglaterra, Estados Unidos y Francia, que describen con precisión los procedimientos mediante los cuales se produce esta visión del mundo, difundida e inculcada. Mediante una serie de análisis de textos, revistas y conferencias han aparecido elementos legítimos. En ellos se muestra como en los países comentados, se hizo un trabajo constaten de participación de intelectuales, periodistas, hombres de negocios, para imponer por sentado una visión neo-liberal, un vestido economico downsizing*.

Creo que un estudio sobre el papel de la revista Evidencia financiado por la CIA, fue patrocinada por importantes intelectuales franceses, que, durante 20 a 25 años – para que algo malo se vuelva claro se necesita tiempo – produjeron unas ideas sin descanso, las ideas que se están convirtiendo poco a poco en los principios del capitalismo. (1) Lo mismo ocurrió en Inglaterra, el thatcherismo no nacióde  Thatcher. Estaba preparado durante mucho tiempo por grupos de intelectuales, que se valido con la defensa de los principales periódicos (2)

Este trabajo fiscal iniciado durante mucho tiempo, continúa hoy en día. Se puede observar periódicamente la aparición, milagrosamente, a pocos días de diferencia, en todos los periódicos franceses, con variaciones relacionadas con la posición de todos los artículos del mundo de los periódicos, los resultados sobre la situación económica milagrosa de los Estados Unidos o Inglaterra. Este tipo de caída simbólica a gota a la que los periódicos y telediarios contribuye en gran medida – en su mayoría inconsciente, porque la mayoría de las personas que repiten estas palabras hacen de buena fe – producido efectos de largo alcance. Así que al final, el neoliberalismo se encuentra en la parte exterior de la inevitabilidad.

Se trata de un conjunto de supuestos que tributan como evidente: se supone que el crecimiento máximo se basa en la productividad y la competitividad, es el fin último y único de las acciones humanas y las fuerzas económicas . Una suposición basada en que hay una ruptura radical entre lo económico y lo social, excluido y dejado a los sociólogos, como un tipo de residuo. Otro supuesto importante es el léxico común que nos invade, comemos cuando abrimos un periódico, cuando escuchamos una radio, que se realiza esencialmente eufemismos. Por desgracia, no tengo ejemplos griegos, pero creo que no tendrá ninguna dificultad en encontrar. Por ejemplo, se dice en Francia, los empleadores, decimos “el alma de la nación” no está hablando de la caza furtiva, pero “downsizing”, utilizando una analogía con el deporte (un cuerpo sano debe ser delgado). Para anunciar que una empresa despedirá a 2.000 personas, se habla de “plan social valiente de Alcatel. También hay un juego con todas las connotaciones y asociaciones de palabras como la flexibilidad o la desregulación, que tiende a sugerir que el mensaje neo-liberal es un mensaje universal de la liberación.

Contra esta ortodoxia, se debe y me parece, hay que defenderse sometiéndolo a un análisis y tratar de entender los mecanismos por los cuales se produce y se impuso. Pero esto no es suficiente, incluso si es muy importante, y que es contestada por un número de hallazgos empíricos. En el caso de Francia, el Estado comenzó a abandonar una serie de ámbitos de la acción social. El resultado es una extraordinaria cantidad de sufrimientos de todo tipo, que no sólo afectan a las personas afectadas por la gran miseria. Se puede demostrar que el origen de los problemas que se encuentran en los suburbios de las grandes ciudades, hay una política de vivienda neo-liberal en los años 1970, ha dado lugar a la segregación social. Por un lado una subclase compuesta en gran parte de los inmigrantes, que se quedaron en los grandes bloques de viviendas y el resto de los trabajadores permanentes, con un salario estable y la pequeña burguesía que compró pequeñas casas con crédito para causándoles un tremendo estrés. Este punto de corte social, se determinó mediante una medida política.

En los Estados Unidos, hay una duplicación del Estado, en un lado un estado que ofrece las garantías sociales, pero para los privilegiados, un seguro adecuado para proporcionar garantías, avales, y un estado represivo, la policía. En el estado de California, uno de los más ricos de los Estados Unidos – fue un momento hecho por algunos sociólogos franceses, paraíso de todos los títulos – y también más conservadores, que tiene la universidad con el mayor prestigio del mundo, el presupuesto de la prisión es superior desde 1994 al presupuesto combinado de todas las universidades.

Lo que vemos en los Estados Unidos y toma forma en Europa, es un proceso de involución. Cuando el nacimiento del Estado en EEUU se estudia,  lo primero que se observa es una concentración de la fuerza física y la concentración del poder económico – los dos van juntos, se necesita dinero para hacer la guerra, para poder a la policía, etc. y se necesita la policía para poder retirar el dinero. Entonces hay una concentración de capital cultural, y una concentración de autoridad. El estado, a medida que avanza, adquiere autonomía, es parcialmente independiente de las fuerzas sociales y económicas dominantes. La burocracia estatal comienza a ser capaz de distorsionar la voluntad, de interpretar, y a veces, inspiran las políticas dominantes.

El proceso de regresión del estado muestra que la fuerza de la fe y la política neo-liberal es particularmente fuerte en los países en que las tradiciones estatales fueron más fuertes. Esto se explica porque el Estado existe en dos formas: en la realidad objetiva, en la forma de un conjunto de instituciones, tales como reglamentos, oficinas, departamentos, etc. y también en las cabezas. Por ejemplo, dentro de la burocracia francesa, en la reforma de la financiación de la vivienda, los ministerios sociales lucharon contra los departamentos financieros para defender la política de vivienda social. Estos funcionarios que defienden sus departamentos, sus posiciones, pero también, que estaban defendiendo sus creencias. El Estado, en todos los países, es, en parte, la huella en la realidad de las conquistas sociales. Por ejemplo, el Ministerio de Trabajo es una conquista social, aunque en determinadas circunstancias, también puede ser un instrumento de represión. Y el Estado también existe en la mente de los trabajadores en la forma de derecho subjetivo (“ese es mi derecho”, “usted no puede hacer esto a mí”), el apego a los “beneficios sociales”, etc. Por ejemplo, una de las grandes diferencias entre Francia e Inglaterra es que los thatchérisés ingleses descubren que no se resistieron tanto como pudieron, en gran parte debido a que el contrato de trabajo es un contrato del derecho consuetudinario, y no, como en Francia, un acuerdo garantizado por el Estado. Y ahora, irónicamente, cuando en el continente europeo, el modelo de Inglaterra celebra al mismo tiempo que los obreros ingleses se ven en el lado del continente, descubren que la idea de la legislación laboral.

El Estado es una realidad ambigua. No hay duda de que el Estado no es completamente neutral, completamente independiente de la dominación, pero tiene una mayor autonomía, es más fuerte, grabó en su estructuras de los logros sociales más grandes, etc. Es el lugar del conflicto (por ejemplo, entre los servicios financieros y los ministerios responsables de los problemas sociales). Para resistir contra la involución del Estado, es decir, contra la regresión a un estado penal, responsable de la represión y sacrificar gradualmente lo social, la educación, la salud, la asistencia, etc., El movimiento social puede encontrar apoyo por parte de los responsables de las cuestiones sociales, responsables de la aplicación de la ayuda a parados de larga duración, que están preocupados por roturas de cohesión social, el desempleo, etc., y frente a los financieros que no quieren conocer las limitaciones de la “globalización” y el lugar de Francia en el mundo.

He mencionado la “globalización” es un mito en el sentido estricto del término, un discurso de gran alcance, una “idea principal”, una idea que la fuerza social que obtiene la creencia. Esta es la principal arma de la lucha contra los logros del estado del bienestar: los trabajadores europeos, dicen, debe competir con los menos afortunados en torno a los trabajados del mundo. Por lo tanto, proporciona un modelo donde los trabajadores europeos compiten con países donde no existe el salario mínimo, donde los empleados trabajan 12 horas al día por un salario que varía entre 1/4 y 1/5 del salario Europea, donde no tienen ni sindicatos, donde trabajan los niños, etc. En el nombre de un modelo tal que requiere flexibilidad, otro liberal de palabras clave, es decir, el trabajo nocturno, trabajo en fines de semana, las horas de trabajo irregulares, muchas cosas listados para toda la eternidad dentro de los sueños empresariales. En general, el neoliberalismo está de vuelta bajo la apariencia de un mensaje las ideas modernas y elegantes de los patrones antiguos. (Revistas de Estados Unidos, destacan los ganadores de estos patrones de choque, que se clasifican como salario en dólares, en función del número de personas que tuvieron el coraje de rechazar). Es característico de revoluciones conservadoras, uno de los años treinta en Alemania, que de Thatcher, Reagan y otros, para hacer restauraciones como revoluciones. La revolución conservadora ha tomado una nueva forma: no se trata, como en otras ocasiones, para invocar un pasado idealizado, a través de la exaltación de la tierra y la sangre, temas arcaicos de la antigua mitología agraria. Esta revolución conservadora tiene un nuevo tipo de demanda para el progreso, la razón, la ciencia (la economía en este caso) para justificar la restauración y por lo tanto trata de volver al pensamiento arcaico y la acción progresiva. La ley del mercado, es la ley del más fuerte, glorifica el reinado de los mercados financieros, es decir, un retorno a un tipo de capitalismo radical, sin otra ley que la ganancia máxima, el capitalismo desenfrenado y sin adornos, pero racionalizado, llevado al límite de su eficiencia económica a través de la introducción de las modernas formas de dominación, como las técnicas de gestión y manipulación, tales como estudios de mercado, marketing y publicidad comercial.

Esta revolución conservadora no puede engañar, en que no tiene nada en apariencia a las viejas revoluciones conservadoras de los años treinta, que está adornada con todos los signos de la modernidad. Galileo dijo que el mundo natural está escrito en lenguaje matemático. Ahora quieren hacernos creer que el mundo económico y social obtiene ecuaciones. Está armado con las matemáticas, que el neoliberalismo se ha convertido en la forma más elevada de sociodicea conservador, anunció el “fin de la ideología” o, más recientemente, el “fin de la historia”.

Para combatir el mito de la “globalización”, que tiene la función de aceptar una restauración, una vuelta al capitalismo desenfrenado, pero ágil y cínica, tenemos que volver a los hechos. Si nos fijamos en las estadísticas, vemos que la competencia que enfrentan los trabajadores europeos es esencial dentro de Europa. Según las fuentes que he usado, el 70% del comercio de las naciones europeas están establecidas con otros países europeos. Al centrarse en la amenaza no europeo, negamos que el principal peligro es la competencia interna de Europa y de lo que a veces se denomina dumping social: los países europeos con una débil protección social, los bajos salarios, pueden aprovechar sus ventajas en la competencia, pero tirando hacia abajo el resto de países, y obligados a abandonar las conquistas sociales de resistir. Esto implica que, para escapar de esta espiral, los trabajadores de los países desarrollados tienen interés en unirse a los trabajadores de los países menos adelantados para mantener sus logros y promover la generalización a todos los trabajadores europeos. (Esto no es fácil, debido a las diferencias en las tradiciones nacionales, incluido el peso de los sindicatos sobre el estado y las formas de financiación de la protección social.)

Pero eso no es todo. También hay efectos que todo el mundo puede ver de la política neo-liberal, una serie de encuestas muestran que la política británica Thatcher ha generado una tremenda inseguridad y angustia, primero entre los trabajadores manuales, sino también la pequeña burguesía. Se observa lo mismo en los Estados Unidos, donde somos testigos del crecimiento del empleo precario y mal pagados (que reducen artificialmente la tasa de desempleo). Las clases medias estadounidenses, sujeto a la amenaza de despido abrupto, que experimentan inseguridad terrible (y así descubrir lo que es importante en un trabajo, no es sólo el trabajo y el salario que ofrece, pero la seguridad que se proporciona). En todos los países, la proporción de trabajadores en situación temporal crecía en comparación con la población de trabajadores de carácter permanente. La precarización y la flexibilidad resultan en la pérdida de beneficios bajos (a menudo descrito como privilegios “ricos”) que podrían compensar los bajos salarios, como el empleo sostenible, la salud y la pensión garantizada. Por ejemplo, en el caso de Francia, las tres cuartas partes de los trabajadores recién contratados son temporalmente, y sólo 1/4 de la 3/4 se convierten en trabajadores permanentes. Es evidente que los nuevos reclutas son en su mayoría jóvenes. Lo que hace que esta inseguridad afecta principalmente a los jóvenes, Francia – también habíamos encontrado en nuestro libro La miseria del mundo, y también en Inglaterra, donde la situación de los jóvenes alcanzó su punto máximo, con consecuencias tales como la delincuencia y otros fenómenos extremadamente caros.

Lo que se añade en la actualidad, es la destrucción de los fundamentos económicos y sociales de los más raros logros culturales humanos. La autonomía del mundo de la producción cultural en relación con el mercado. El reinado de “comercio” y “comercial” se necesita todos los días a la literatura, sobre todo a través de la concentración de edición”, más directamente sujetos a las limitaciones de la ganancia inmediata, crítico literario y de arte , entregado a los funcionarios más oportunistas editores – o sus compinches, con referencias de ascenso – y especialmente el cine, por no hablar de las ciencias sociales, condenados a esclavizar a los controles directamente involucrados en los negocios o las burocracias gubernamentales o morir de poderes de censura (transmitida por oportunistas) o dinero.

La globalización es sobre todo un mito que justifica, hay un caso en el que es real, que es el mercado financiero. A favor de la reducción de una serie de controles legales y la mejora de los medios modernos de comunicación que lleva a menores costes de comunicación, nos estamos moviendo hacia un mercado financiero unificado. El mercado financiero está dominado por algunas economías, es decir, por los países más ricos, y en especial por el país cuya moneda se utiliza como moneda de reserva internacional, y es que el golpe de Estado Unidos, es tener dentro de los mercados financieros un amplio margen de libertad. El mercado financiero es un campo en el que la dominante ocupa una posición tal que puedan establecer las reglas del juego. Esta unificación de los mercados financieros es en gran medida en torno a una serie de naciones que sostienen la posición dominante, reducen la autonomía de los mercados financieros nacionales. Los inspectores de Hacienda, que dicen que hay que cumplir con la necesidad de olvidar que son cómplices de esto y lo otro, a través de ellos, es el Estado nacional francés quien abdica.

En resumen, la globalización no es un grupo homogéneo, sino que es la extensión de la influencia de un pequeño número de naciones dominantes en los mercados financieros nacionales. Esto da lugar a una redefinición parcial de la división internacional del trabajo que los trabajadores europeos sufren las consecuencias, por ejemplo, las transferencias de capital y las industrias a países con mano de obra barata. El mercado internacional de capitales tiende a reducir la autonomía de los mercados nacionales de capital, y en particular para evitar la manipulación por los gobiernos nacionales en los tipos de cambio, tipos de interés, que son determinados cada vez más por un poder concentrado las manos de un pequeño número de países. Las autoridades nacionales están sujetas al riesgo de ataques especulativos de los agentes con los fondos masivos que pueden provocar una devaluación, los gobiernos de izquierda son, evidentemente, particularmente en riesgo porque despiertan la desconfianza de los mercados financieros (un gobierno de derecha que hace un poco de la política en consonancia con los ideales del FMI es menos peligro de un gobierno de izquierda, incluso si se trata de una política coherente con los ideales del FMI). Esta es la estructura del campo global que ejerce una restricción estructural, lo que le da una apariencia de mecanismos de inevitabilidad. La política de un estado en particular está determinada en gran parte por su posición en la estructura de la distribución del capital (que define la estructura del campo de la economía mundial).

En presencia de estos mecanismos, ¿qué podemos hacer? Se debe considerar en primer lugar a las limitaciones implícitas que se consintió la teoría económica. La teoría económica no tiene en cuenta para evaluar el coste de una política, los llamados costes sociales .Por ejemplo, una política de vivienda, que decidió Giscard d’Estaing en 1970, los costes sociales involucrados en el largo plazo que ni siquiera aparece como tal, ya que, aparte de los sociólogos, quién recuerda esta medida de hace veinte años después.  Todas las fuerzas sociales insisten en la inclusión en los cálculos económicos de los costes sociales de las decisiones económicas. ¿Cuál será el coste de los despidos a largo plazo en el sufrimiento, la enfermedad, el suicidio en el alcoholismo, consumo de drogas, la violencia en la familia, etc?. 

Más precisamente, es necesario cuestionar la visión económica radical que individualiza toda la producción como la justicia y los costes de salud como los beneficios y se olvidan de que la eficiencia, lo que le da una definición estrecha y resumen es el Identificador de la rentabilidad financiera tácitamente, obviamente, depende de la finalidad para la que se mide, rendimientos financieros para los accionistas e inversores, como ahora, o la satisfacción de los clientes y usuarios, o, más en general, la satisfacción y la aprobación de los productores, los consumidores y, por tanto, paso a paso, el número más grande. En esta economía estrecha y corta de vista, debemos oponernos a las economía de la felicidad, que tomará nota de todos los beneficios, individuales y colectivos, materiales y simbólicos, relacionados con la actividad (como la seguridad), así como todos los gastos materiales y simbólicos asociados con la inactividad o la inestabilidad (por ejemplo, el consumo de drogas: Francia tiene el récord por el uso de tranquilizantes). No se puede engañar a la ley de la conservación de la violencia: la violencia se paga y esa violencia estructural ejercida por los mercados financieros en forma de despidos, precariedad, etc, tiene su contraparte más o menos, forma a largo plazo suicidio, delincuencia, crimen, drogas, alcoholismo, violencia cotidiana pequeña o grande.

En el estado actual, las luchas críticos intelectuales, sindicatos y asociaciones, deben dar prioridad en contra de la extinción del Estado. Los Estados-nación se ven socavados por las fuerzas financieras externas, que son socavadas desde dentro por los que son cómplices de estas fuerzas financieras, es decir, los financieros, los funcionarios de finanzas, etc. Creo que dominó su interés en la defensa del Estado, sobre todo en su aspecto social.

Esta defensa del Estado no se basa en un nacionalista. El Estado nacional debe defender las funciones “universales” que lleva a cabo, no por un Estado supranacional. Si no desea que sea el Bundesbank, que, a través de las tasas de interés y las políticas fiscales de los gobiernos de los estados individuales, es que no hay que luchar por la construcción de un Estado supranacional, relativamente independiente de las fuerzas económicas internacionales y nacionales y capaces de desarrollar la dimensión social de las instituciones europeas las fuerzas políticas. Por ejemplo, las medidas para garantizar la reducción del tiempo de trabajo no tendría pleno sentido sólo si han sido tomadas por una autoridad europea y aplicable a todas las naciones europeas.

Históricamente, el Estado ha sido una fuerza para la racionalización, pero que estaba al servicio de las fuerzas dominantes. Para evitar esto, no es suficiente para rebelarse contra los tecnócratas de Bruselas. Debemos inventar un nuevo internacionalismo, al menos a nivel regional en Europa, lo que podría ofrecer una alternativa a la regresión nacionalista, gracias a la crisis, una amenaza o menos todos los países europeos. Sería para construir instituciones capaces de controlar las fuerzas del mercado financiero, para introducir – Los alemanes tienen una palabra maravillosa – un Regrezionsverbot, una prohibición de regresión en materia de derechos sociales a nivel europeo. Para esto, es absolutamente esencial que las organizaciones sindicales actúan al nivel supranacional, porque es allí donde las fuerzas ejercidas contra las que luchan. Por tanto, debemos tratar de crear las bases de organización de un verdadero internacionalismo crítico que realmente pueda oponerse al neoliberalismo.

El último punto. ¿Por qué los intelectuales son ambiguos en eso? No voy a tratar de enumerar – que sería demasiado largo y cruel – todas las formas de renuncia o, peor aún, la colaboración. Voy a mencionar sólo los debates de los llamados filósofos modernos o posmodernos, están ocupados con sus juegos academicos, encerrados en una defensa verbal de la razón y el diálogo racional o peor aún, proponen una variante llamada post-moderna, de hecho, “radical chic”, la ideología del fin de las ideologías, con la convicción de los grandes relatos o denuncia nihilista de la ciencia.

De hecho, la fuerza de la ideología neo-liberal, que se basa en una especie de neo-darwinismo social: son los “mejores y más brillantes”, como dicen en Harvard, que triunfan (Becker: Premio Nobel de Economía, desarrolló la idea de que el darwinismo es la base de la capacidad de cálculo racional que se presta a los agentes económicos). Detrás de la visión globalista dominante internacional, es una filosofía de la jurisdicción que son las más competentes para gobernar, y que el trabajo, lo que significa que aquellos que no tienen trabajo no son competentes. Ahí están los ganadores y perdedores, hay nobleza, lo que yo llamo la nobleza del Estado, es decir, aquellas personas que tienen todas las propiedades de la nobleza en el sentido medieval del término y que deben su autoridad a la educación, es decir, según ellos, la inteligencia, concebida como un regalo del cielo, sabemos que, en realidad, es distribuido por la empresa y las desigualdades en la inteligencia es la desigualdad social. La ideología de la competencia es muy adecuado para apoyar una oposición que es algo similar a la de los amos y los esclavos, con ciudadanos de pleno derecho que tienen la capacidad y muy pocas actividades y pagado en exceso, que son capaz de elegir su empleo (mientras que otros son elegidos por el jefe en el mejor de los casos), que son capaces de alcanzar muy altos rendimientos en el mercado laboral internacional. Y luego, por otro lado, una masa de gente dedicada a la precariedad laboral o desempleo.

Max Weber dijo que el dominante siempre necesita una “teodicea de sus privilegios”, o, mejor, un sociodicea, es decir, una justificación teórica de que son privilegiados. La competencia está en el corazón de esta sociodicea, que se acepta, por supuesto, por la corriente principal – que es de su interés -, sino también por la otra (3). Lla miseria de los excluidos del trabajo, la miseria de los desempleados de larga duración. La ideología anglosajona, siempre un poco predicadora, distingue entre inmorales pobres y meritorios pobres (los pobres merecedores). En esta justificación ética vino a complementar o sustituir una justificación intelectual. Los pobres no sólo son inmorales, alcohólicos, corruptos, estúpidos y no inteligentes. Platón tenía una visión del mundo social que se asemeja a los tecnócratas, los filósofos, los guardias y las personas. Esta filosofía se incluye en el estado por defecto, en el sistema escolar. Muy potente, está profundamente internalizado. En parte, porque los intelectuales son los poseedores de capital cultural. Este es uno de los fundamentos de su ambivalencia y su compromiso mezclado en las luchas. Son parte de esta ideología confusa de competencia. Cuando se rebelan, sigue siendo, como en el 33 en Alemania, porque sienten que no reciben todo lo que se debe a ellos, teniendo en cuenta su experiencia, avalada por sus títulos.

Atenas, octubre de 1996

*Downsizing: es un tipo de reorganización o reestructuración de las organizaciones a través de la cual se lleva a cabo la mejora en los sistemas de trabajo, el rediseño de la organización en todos sus niveles y la adecuación del número de empleados para mantener competitivas a las organizaciones.

1– P Grémion, Evidence, una revista europea en París , París, Julliard, 1989 e Inteligencia del anticomunismo, el Congreso para la Libertad Cultural en París , París, Fayard, 1995.

2 – K. Dixon, “El mercado de evangelistas” Liber, 32 septiembre de 1997, páginas 5, 6, C.Pasche y S. Peters, “Los primeros pasos de la Mont Pelerin Society y de la elegancia a continuación neoliberalismo” The Annual (El advenimiento de las ciencias sociales como disciplinas académicas), 8, 1997, pp.191-216.

3 – Ver P. Bourdieu, “El racismo de la inteligencia”, en Cuestiones de Sociología , París, Ed.. Midnight, 1980, pp.264-268.

Fuente:  http://www.homme-moderne.org

 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s