La etnografía carnal. Hacia una antropología de la corporalidad

Cuaderno de Antropología y Sociología

Ponencia presentada en el IV Congreso Internacional el Cuerpo en el siglo XXI.

A mi madre.

   Suele considerarse al cuerpo como silencioso, ausente y que sólo hace notar su presencia en el momento en que las necesidades obligan al ser a tomarlo en cuenta. Pareciera que en las actividades humanas el cuerpo es aquella carga pesada que obstaculiza las acciones –las enfermedades paralizan nuestras actividades- pero que no podemos desprendernos totalmente de ellas. Sin embargo, el cuerpo expresa la vida -en tanto actividad vital como dijera el joven Marx- en la medida en que “con nuestras propias manos” podemos realizar una infinidad de actividades, nos expone al mundo y actuamos dentro de él. Las actividades humanas –por más que pretendamos reducirlas a finas abstracciones- no están exentas de producirse por seres de carne, sangre, nervios y sentido, por tanto, seres que gozan o sufren. La puesta en sordina de…

Ver la entrada original 2.693 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s