Declaración Presidente Colegio de Antropologos de Chile a 41 años Golpe Militar

Colegio de Antropólogos de Chile A.G.
Queridos y queridas colegas,Hoy se conmemoran 41 años del golpe militar en Chile y el comienzo de un oscuro proceso dictatorial cuyos efectos persisten no sólo como una huella traumática en la mente y el corazón de nuestros compatriotas, sino también en la estructura económica y en nuestras actuales instituciones. Ruiz Contardo*, citando a Zavaleta Mercado, dimensiona ese momento como el fin de una construcción republicana que tuvo características de un “Estado democrático avanzado”. No podemos sino concluir que como sociedad, todos perdimos el día 11 de Septiembre de 1973.

La antropología chilena, tenía una base material e institucional incipiente al momento del golpe. La carrera en la Universidad de Concepción contaba ya con sus primeros egresados. En la Universidad de Chile la formación profesional, aunque hubo cursos dictados por el antiguo centro del Instituto Pedagógico, al igual que la Universidad Católica de Temuco, no alcanzaron a tener profesionales titulados cuando los espacios académicos fueron intervenidos. Muchos fueron víctima de la prisión política, la tortura, el exilio y el asesinato, perpetrados desde los dispositivos del terrorismo de Estado, en lo que era una política imperial de instalación de dictaduras militares en América Latina. Esto afectó de manera radical a nuestra disciplina y fragmentó una comunidad cuyo espíritu integrador alcanzó a reflejarse, en aquel I Congreso del Hombre Andino, en 1973, donde estuvieron grandes maestros de la Antropología y la Arqueología andina (como Lumbreras, Murra, Rex Gonzalez,etc.) y cuya última sesión debió ser interrumpida cuando la intervención golpista se manifiesta, en una suerte de ensayo general de la masacre que vendría después, con el Tancazo, el 29 de Junio 1973.

La desaparición de grandes compañeros como Fredy Taberna, organizador del I Congreso del Hombre Andino, la prisión política y la expatriación de los fundadores de la primera carrera de antropología como Aznar y Garbulsky, el exilio de maestros como Berdichewsky y Bate, dejó un vació enorme. Los testimonios de colegas, entonces estudiantes son sobrecogedores, pues describen procesos de intervención autoritaria que implicaron la degradación de la disciplina y en la mayoría de los casos, el cierre de las carreras universitarias. La memoria de nuestra comunidad, en estos 41 años, ha sido el principal espacio de transmisión de lo ocurrido y aún falta mucho por analizar, para comprender el carácter que imprimió la dictadura a nuestra disciplina.

Un aspecto a relevar también hoy es la memoria de la resistencia y la reconfiguración de nuestra comunidad profesional y académica en el contexto de la dictadura y su legado de esperanza en un contexto democrático aún insuficiente. Hubo estudiantes de antropología en la refundación del movimiento estudiantil, ese río sonoro que cuando se deja oír anuncia transformaciones. También hubo ejemplos virtuosos de académicos que en los intersticios de una institucionalidad académica desmantelada, intentaron transmitir una posición ética democrática de la antropología. Los primeros profesionales, en un contexto laboral asediado y precario encontraron diversas formas de ser antropólogos en contextos que distaban mucho del imaginario tradicional. Sin embargo, encontramos cierta continuidad, en la labor de muchos colegas, en su compromiso con los sectores subalternizados por el modelo neoliberal en proceso instalación y que luego se consolidaría en la postdictadura. Pero quizá nuestra mayor construcción colectiva fue y es el Colegio de Antropólogos de Chile.

Nuestro Colegio surge junto al movimiento social de lucha por los Derechos Humanos y la democracia. En 1984 logra aunar a un abanico de profesionales y estudiantes que encontraron un espacio para desarrollar un saber y una praxis negada en los espacios institucionales. El primer Congreso Chileno de Antropología, en Noviembre de 1985, no se realiza en una institución académica, sino en un restaurante histórico del centro de Santiago, bajo la amenaza de sectores fascistas. La antropología al servicio de las organizaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, también encuentra en nuestro colegio su espacio, cuando no existía una institucionalidad pública que cumpliera ese rol. Fue también ese el momento en que el colegio asumió la vocería ante otros gremios y la comunidad nacional, en función de nuestros sujetos de amor y de estudio. Es necesario decir “amor”, para entender la fuente del coraje y el compromiso de nuestros/as queridos/as colegas de ayer y de hoy. Sin ese deseo auténtico, es difícil que hubiese podido sostenerse no sólo una institución colegiada ante el asedio de la dictadura y su lógica de mercado, sino también la transmisión de una ética antropológica que, pese a todo, aún encontramos presente. La continuidad de nuestros Congresos y la voz de nuestros dirigentes frente a los temas en que compartimos sensibilidades y compromiso, son también una prueba de que hemos logrado hacer antropología y ser comunidad antropológica aún en los contextos más difíciles.

Esta breve reseña es parcial, sin duda hay mucha memoria y testimonios por compartir, es tarea de todos contribuir a enriquecer esta mirada. En estas fecha queremos invitarles a participar activamente en nuestro colegio, a revivir una fraternidad que permite el diálogo transgeneracional, incluyendo a estudiantes y profesionales. Es tiempo de un reencuentro como comunidad antropológica.

Seguramente hoy, todos nosotros tendremos un momento de reflexión íntima respecto a nuestro devenir histórico, muchos asistiremos, en todo Chile a actividades colectivas de conmemoración y recuerdo de las víctimas de la dictadura. En esa reflexión, es importante recordar que tenemos una posición como intelectuales, que somos antropólogos y eso indica que nuestro quehacer individual se une a una historia colectiva, y que no estamos solos.

“Después de un gran dolor, viene una gran esperanza”

Rodrigo Sepúlveda

Presidente

Colegio de Antropólogos de Chile

Santiago, 11 de Septiembre de 2014

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s