En suma, la identidad tiene sus anclajes momentáneos pero lo que la caracteriza predominantemente es la fluidez y el cambio constante.

Antropología de la Realidad Virtual

La identidad: el río y el hombre

El buen Borges, parafraseando a Heráclito, en un cuento en donde un Borges-anciano se encuentra a sí mismo (Borges-joven) y no se reconoce, menciona que es imposible cruzar dos veces el mismo río, ya que tanto la persona como el río ya no son los mismos. En este sentido, utilizando esta paradoja, el escritor explica indirectamente -en su narrativa laberíntica- que el anciano ya no es el joven con el que conversa; a pesar de pertenecer al mismo cuerpo-ente, no se puede decir que son idénticos; algo ha cambiado, el tiempo los ha transformado al grado que no se reconocen.

Y algo más o menos similar dice Kundera, cuando también cita a Heráclito para argumentar que el significado o valor de un sombrero no era estático, sino que fluía como el agua por un cauce en el que no se podía…

Ver la entrada original 553 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s