6 de febrero de 2014

La Memoria

Andres Vera Quiroz

En recuerdo de Berta Echegoyen, fundadora del Codepu y madre de Carlos Godoy Echegoyen, militante socialista asesinado producto de torturas realizadas por Carabineros en febrero de 1985.

La Memoria no se opone al olvido. La memoria es siempre y necesariamente, una relación entre el olvido y el pasado.

Quisiera comenzar a preguntar…que es la Memoria, porque se hace necesaria rescatarla. Al parecer no es una respuesta simple para una pregunta algo compleja, particularmente en contextos, en los cuales los poderosos mantienen un discurso oficial.

40 años han pasado del golpe militar y la instalación de la dictadura militar, respaldada por sectores civiles, mal llamados cómplices pasivos. Que ocurrió en estos 17 años, solo para hacer un ejercicio recordatorio, muerte, tortura, desaparición, penurias, pobrezas, allanamientos y una larga noche oscura.

Ya se han cumplido 40 años del nefasto 11 de septiembre, barbarie que cerró a sangre y fuego un proceso social que se fue construyendo por cerca de 70 u 80 años de historia y luchas sociales. Acontecimiento  que abriría múltiples heridas en nuestra sociedad, que ha costado cicatrizar más allá de los pactos políticos o soluciones administrativas.

Este gran costo social ha quedado registrado para la historia, para estas generaciones y no cabe duda, para las siguientes, en el Informe Rettig y Comisión Valech, sendos informes que dan cuenta en términos numéricos, los procesos, responsables estatales y los diferentes contextos en que ocurrieron las “más graves violaciones a los Derechos Humanos”, acontecidas  en el periodo que abarca hasta el  11 de marzo de 1990.

En términos del rescate de la memoria, se han escrito tesis, libros recopilatorios, de contexto, de análisis y reflexión, incluso de evaluación de los 1000 días del gobierno de Salvador Allende Gossens. Respecto a la dictadura militar, existen un sinfín de textos que van desde la Economía, Sociología, Politología hasta la Psicología.

Todos concuerdan que el periodo anteriormente señalado ha sido tenebroso, escabroso, violento respecto con sus víctimas. Nada ni nadie quedo intacto en esa vorágine de acontecimientos políticos, seguramente la verdad individual que es la base para construir la verdad colectiva, en algún momento será conocida y asumida por todos.

En estos 40 años, en el imaginario colectivo quedo instalado, a diferencia de los 30 años, que sí bien hubo un pueblo que fue víctima de todo el poder de la derecha y sus aliados, las Fuerzas Armadas, ese mismo pueblo asumió acciones de resistencia ante el cruel designio, las cuales contribuyeron a forzar una salida democrática.

Decenas de hombres y mujeres, profesionales, pobladores, obreros, jóvenes, libertarios, soñadores, personas anónimas se unieron a mucha honra a las filas de la resistencia, y se transformaron lentamente en resistentes, como escribe Gioconda Belli, “Los portadores de sueños conocían su poder por eso no se extrañaban, también sabían que la vida los había engendrado para protegerse de la muerte que anuncian las profecías  y por eso defendían, su vida aún con la muerte”.

Revisando y reflexionando, parece interesante que existan diversas aproximaciones desde lo “científico” al fenómeno Unidad Popular y la posterior Dictadura Militar y dijo fenómeno, en el sentido de objeto de estudio, pero a veces la información en su calidad y contenido comienza a saturar para no decir claramente, repetirse, Todorov, expresa abusar de la Memoria.

Una veta interesante a re-descubrir son los cientos y seguramente las miles de historias anónimas que contribuyeron con su esfuerzo, valentía, abnegación y desempeño al proceso de recuperación democrática. Democracia, palabra nueva, vacilante, incompleta, desigual, en constante construcción pero democracia en vez de dictadura.

En ese proceso es digno de destacar, la obra de Miguel Angel “Re – Volver, Relatos de una Dictadura”, libro que incluye a 40 jóvenes, hoy adultos que desde sus diversas experiencias, desde sus amplios y complejos matices, desde sus diversos recuerdos configuran historias de luchas, anhelos y sueños.

Recuerdos que estos 40 anónimos recuerdan en virtud y en calidad de personas que soñaron, amaron y no cabe duda que se comprometieron por una sociedad mejor.Seguramente en ese devenir nunca soñaron ni lucharon por una como la actual.

Todo lo que se hacía en tiempos de la dictadura tenía un costo, el “cuídese”, seguramente era parte del léxico cotidiano en estas 40 personas. Escrito en forma testimonial es una obra que transporta, que te lleva hacia el pasado, un pasado que no es tan pasado muy por el contrario,  dado que sigue existiendo una sociedad desigual y por soñar.

40 memorias cabe en 40 años de 40 jóvenes que seguramente han superados esos 40, por recuperar el tiempo perdido, dar testimonio, dar la vida por la vida. Serán héroes anónimos, actores sociales, protagonistas, activistas, políticos o simples 40 personas que se subieron al tren de la historia, en el cual sólo se transita una vez.

La riqueza del texto es la diversidad que a través de la lectura se van transformando en historia no oficial, en huellas plurales desde lo singularidad de cada testimonio. Tenemos que seguir avanzando no sólo para construir memoria sino para rescatar esos cientos de personajes anónimos que contribuyeron a intentar fundar una sociedad mejor. Conocer y reconocer a estos 40 anónimos nos lleva a destacar el valor del testimonio, en una sociedad insatisfecha y cada vez más, desigual.

Los 40 años del golpe militar ya son parte del pasado, seguramente habrá que seguir sacando las lecciones justas y necesarias… mirando con vista hacia el futuro, se vienen otros 40 años, la caída en combate de Miguel Enríquez Espinoza, en una callecita de San Miguel, será en un nuevo pero viejo contexto. Para el 2015, los 40 años de la fundación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El desafío de mañana, es el rescate de esas historias anónimas, personales, no oficiales que vayan aportando seguramente desde su diversidad, desde su complejidad al nuevo sujeto social, al nuevo constructor de sociedad, simplemente es justo y necesario… cimentar una opinión que nos hace falta para construir una sociedad mejor.

El autor, insisto recopila, reúne, junta, rejunta a 40 años del golpe militar, a 40 adultos, jóvenes y niños que vivieron la dictadura militar chilena y la sobrevivieron, donde relatan cómo fueron aquellos años y como desde su propia mirada sin prejuicio, enfrentaron la represión. Están todos interpretados, como un arco amplio y diverso, algunos militantes políticos, otros militantes sociales y los que sólo buscan la derrota de la dictadura, son los desconocidos celebres que poblaron las calles con fogatas durante las jornadas de protestas, los que conspiraban desde la población contra dictadura, los que soñaron y que que posteriormente fueron olvidados por las élites de los partidos políticos.

Al finalizar, este libro debe y tiene que estar en las bibliotecas personales de cada uno de nosotros, nos invita a recordar, a memorizar y a re-soñar, no con nostalgia sino con mirada de futuro, pues como plantea Todorov:

“La memoria intenta preservar el pasado sólo para que le sea útil al presente y a los tiempos venideros. Procuremos que la memoria colectiva sirva para la liberación de los hombres y no para su sometimiento”. Los abusos de la memoria impiden el avance social. Sacralizar la memoria es otro modo de hacerla estéril

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s